Camitas para Villa Isolina

Sin desatender los demás programas del grupo, en estas semanas estamos avanzando otra entrega de camitas, esta vez en el asentamiento humano Villa Isolina, de San Martín de Porres (Lima), en el límite con Ventanilla (Callao). Solo los separa el río Chillón. Villa Isolina es el último lugar que hemos abierto para ayudar a sus niños, en esta última tierra sanmartiniana donde no hay agua ni desagüe.

Norma Huertas, ancashina, secretaria de asistencia social de Villa y coordinadora nuestra, está muy contenta con nuestra visita, y está trabajando duro para que nuestros programas lleguen, de la mejor manera, a los isolinitos. A fines de febrero hemos entregado paquetes de útiles escolares a los niños de primaria, y en mayo hemos realizado un almuerzo para celebrar el día de las madres del lugar citado.

Y ahora vienen las camitas, gracias a Dios y a los amables donantes. Por tanto, y con todo respeto, hacemos un llamado a los compatriotas y amigos de la lejanía, para que nos extiendan la mano en esta tarea de amor. Este año también hemos abierto un comedor de niñas -solo niñas- en estos tiempos cuando los feminicidios y la violencia contra la mujer siguen siendo noticia en nuestro amado país.

Servir a los niños es un placer!

Tito Pérez.

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.