Dios nos bendice

cholo
Nuestro trabajo está creciendo con la bendición de Dios y con el apoyo de personas de buen corazón, básicamente compatriotas y amigos radicados en el extranjero. Más niños están siendo atendidos en nuevos lugares, como el Cerro Miramar, donde hemos hecho la primera incursión solidaria en fiestas patrias. La idea es seguir atendiendo a los niños miramareños con otros programas de nuestro grupo.

Hay desayunos para 120 niños del Comedor Peruanitos en el Cerro Candela y para 80 niños del Comedor Vikinca en el Cerro Pan de Azúcar. Estos niños también se benefician de los programas de paquetes escolares, de camitas, de navidades; 200 niños con los cuales tenemos una relación permanente que se solidifica cada semana. Es un placer servir a tantos niños y a tantas niñas en los cerros de Lima.

En fiestas patrias tuvimos actuaciones especiales y chocolatadas con panetón en los cerros mencionados: Cerro Candela (julio 28), Cerro Pan de Azúcar (julio 29), Cerro Miramar (julio 31). Los niños de estos lugares también recibieron, después de las chocolatadas, trompos y yaces para jugar en las vacaciones escolares de medio año; juguetes simples y tradicionales que aún alegran la vida de nuestros niños.

La primera semana de agosto tuvimos una escuelita vacacional de tres días (5, 6 y 7) en nuestro comedor del Cerro Candela con pinturas, manualidades, historias bíblicas y refrigerios. El 9 de agosto, después del desayuno, hubo show animado en el comedor del Cerro Pan de Azúcar a cargo de nuestro amigo Carlos Solís ‘Pionono’ y su elenco. Cada niño, al final, recibió una mochila rellena como bonito regalo.

Para la tercera semana de agosto tenemos otra entrega de camitas –la segunda del año- para doce niños de un cerro aún por definir, gracias al aporte de nuestros amigos Ángela y Pablo, y el grupo ‘Puro Perú’ de Australia. Mientras tanto ya estamos avanzando nuestra campaña navideña con el firme propósito de superar o por lo menos repetir lo hecho el 2014, cuando atendimos a niños de tres lugares.

Agradecemos a Dios y a nuestros queridos donantes por darnos la oportunidad de servir a los niños necesitados. Y hacemos un llamado fraterno para que más amigos se sumen al ejército de colaboradores de nuestro grupo, cuyas tareas se financian con donaciones voluntarias. Dios bendiga a los niños de los cerros, Dios bendiga a los amigos donantes, Dios bendiga a nuestro grupo. Amén y amén!

Tito Pérez.

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.