LA VIDA EN LOS CERROS

Tierra, piedras, cartones, esteras y viejas maderas son parte del panorama que nuestros ojos ven, con rigor, en los cerros de  San Martín de Porres donde, desde el año 2006, estamos tratando de dejar huella. Huellas de amor y de solidaridad con niños y mamás, que también forman parte, y principal, del Cerro Candela, del Cerro Pan de Azúcar, y del recientemente visitado Cerro La Milla. Son cerros cercanos a la gran ciudad, pero desconocidos para los citadinos.

Ambulantes, obreros de construcción, jardineros, y recicladores son los papás de los niños, con las mamás que se encargan de las tareas de la casa y que, en muchos casos, también trabajan fuera del hogar para apoyar la economía familiar. Pero el pago o el jornal recibido por estas tareas sigue siendo insuficiente para tener, las familias, una vida digna; motivo por el cual es muy difícil correr con los gastos que demanda, por ejemplo, el inicio del año escolar 2003.

Más todavía cuando en los cerros hay familias con tres, cinco, y más niños. Es aquí donde nuestro grupo entra a tallar, ayudando a papás y mamás a sacar adelante la tarea educacional de sus niños, básicamente los de educación primaria. Esa es la idea, entonces, del Programa Paquetes Escolares, que en estos días estamos enfatizando con una campaña de recolección de fondos para   comprar útiles escolares que serán destinados a los niños de los cerros.

Y en esta instancia aparecen nuestros compatriotas y amigos, del Perú y del extranjero, quienes abren sus corazones para ayudar a los niños pobres de nuestra tierra. Personas que, en más del noventa por ciento, son mujeres; sí, mujeres! Muestra palmaria de que la mujer es, por mucho, más solidaria que los hombres, sin desmerecer el tamaño del corazón de los varones solidarios que siempre están allí, aunque, sí pues, en menor proporción.

Mujeres y más mujeres mostrando solidaridades cargadas de amor, fe y compasión por los niños, por los sufrientes, por los más necesitados. Niños con nombres graciosos y apellidos que emergen del Perú profundo; niños y niñas con rostros hermosos y alumbrados por soles nítidos; niños que, junto con los alimentos, también ingieren polvos, sudores, y olvidos de las autoridades que nunca están en períodos normales, pero que sí llegan en épocas electorales.

Para unos los niños son el futuro del país, y para nosotros son el presente; para unos los niños son los excluidos de la sociedad, y para nosotros son sujetos privilegiados del Reino; para unos los niños deben ser atendidos solo por compromiso, y para nosotros son seres que merecen amor supremo. Gracias Dios todopoderoso por darnos la oportunidad de servir a los niños, y gracias estimados donantes que, con sus donaciones, nos permiten ser útiles.

Y ¿cómo ayudar a estos niños? Muy fácil: hay una cuenta de banco, y están Xoom, Western Union, MoneyGram, Dolex, RiaEnvia, entre otras agencias de envío. También están las terceras personas, sean familiares o amigos, a través de las cuales pueden llegar trozos de amor y porciones de compasión. Hemos aprendido a juntar de grano en grano y hemos llegado a ayudar a muchos niños. Pero la necesidad es grande, y eso implica redoblar los esfuerzos.

Ayúdanos a ayudar, y que Dios te bendiga!

Tito Pérez Quiroz
Diego de la Torre 1433 Lima 1
Teléfono (511) 336-0363
www.facebook.com/peruanitos

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.