Más trabajo, más alegrías

pasquito
El primer semestre de 2016 fue, en términos de gestión, favorable para nuestro grupo, pues el plan de trabajo se ha cumplido a pie juntillas, lo cual, obviamente, nos llena de alegría. Dos comedores donde servimos desayunos a niños y ancianos, paquetes escolares suculentos y entregados en el tiempo oportuno, camitas bajadas del cielo para los niños de Cerro de Pasco, todo bien, todo cumplido.

Y otras tareas que, como subprogramas, se han realizado con éxito singular. Pero destaca la irrupción, en la sierra alta, de nuestro Programa Dulces Sueños que entrega camitas a los niños necesitados. Ya estaba desconcentrado el programa, pues las camitas habían llegado a dos lugares de Chincha. Sin embargo faltaba avanzar hasta el Perú profundo, en una muestra de radical descentralización.

Porque llegar a Cerro de Pasco no es un tema menor, pues se trata de la ciudad más alta del mundo ubicada a 4,380 metros sobre el nivel del mar, hasta donde hemos llegado con el encargo de la Asociación de Damas Peruanas en Suiza. Es decir, entregar camitas a los niños pasqueños para que puedan tener, inclusive en el gélido invierno, dulces sueños y, por tanto, mejores rendimientos.

Agradecemos a la entidad donante de las camitas pasqueñas, como agradecemos también a los donantes que nos han permitido sacar adelante otros programas como el que arropa al servicio de desayunos. Diez años ya de servir desayunos a los niños del Cerro Candela, y un poco menos a los niños del Cerro Pan de Azúcar, este último no solo con niños sino también con veinte ancianos.

Ahora estamos bregando para celebrar las fiestas patrias en los dos comedores con el servicio de chocolatada con panetón y la entrega de trompos y yaces a los niños como ya es costumbre nuestra. Gracias a Dios por su amor y a las personas de buen corazón por su generosidad expresada en tantas lides. Y en agosto se iniciará la campaña para las navidades de este año, con fe y esperanza.

Por eso reiteramos el llamado para que más personas se agreguen al batallón de amigos que nos ayudan a ayudar. Nuestros programas se financian con donaciones voluntarias de personas de buen corazón, básicamente compatriotas y amigos radicados en el extranjero. Peca el que menosprecia a su prójimo; mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado (Proverbios 14:21).

Bendiciones mil,

Tito Pérez.

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.