Más trabajo, más amor, más gozo

trimestre tres
Con la bendición de Dios y con el apoyo de compatriotas y amigos generosos en sumo grado, nuestro trabajo sigue viento en popa en este último trimestre del año, en el cual, como ocurre siempre, las tareas se intensifican. Y es que tenemos que velar por los dos comedores donde atendemos a 200 niños, al tiempo de tener que desarrollar la campaña navideña que, de por sí, es bastante larga y complicada.

Pero ahí estamos, casi encaprichados en sacar adelante nuestros programas de temporada, a los cuales se añade el deseo de, este año, superar las 300 camitas entregadas por nuestro Programa Dulces Sueños. Este programa, a propósito, realizó la segunda entrega de camitas del año en el Cerro Candela a doce niñas de nuestro comedor, gracias a la donación de Ángela y Pablo Barra y el grupo Puro Perú de Australia.

Tres tareas, pues, que están planteadas y que vienen siendo desarrolladas para coronar el 2015 con el éxito que esperamos, es decir igualando o superando el éxito del año anterior. Pero, por razones obvias, el programa navideño es el que más tiempo y dedicación requiere del equipo, porque el reto de este año es llegar a cuatro o cinco cerros para alegrar a los niños con juguetes y chocolatada con panetón.

A la fecha tenemos, para sustentar los gastos que demanda la realización de los programas, el aporte de diversos amigos para los desayunos de los comedores, y la promesa de ayuda de más de sesenta compatriotas para las celebraciones navideñas. También está por llegar, desde Australia, la donación de nuestros amigos Ángela y Pablo Barra y el grupo Puro Perú, producto del segundo evento celebrado ya.

Como es nuestra forma de trabajo, estamos haciendo las coordinaciones para que las donaciones de navidad lleguen hasta mediados de noviembre, para encontrar mejores precios en el mercado de juguetes y para evitar el calor y las aglomeraciones de gente de diciembre. Y, como en años anteriores, nuestra mente ya está puesta en nuevas muñecas y nuevos carros a control remoto para los niños de los cerros.

Agradecemos, pues, con el corazón en la mano, a las personas de buen corazón que nos ayudan a ayudar a los niños pobres de nuestra tierra, personas que, en su gran mayoría, son compatriotas radicados en el extranjero. Al tiempo que extendemos la invitación para que más amigos se unan a esta cruzada de amor al prójimo, donde los donantes juegan un papel fundamental. Que Dios les bendiga abundantemente.

Tito Pérez.

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.