Navidad en los cerros

muñecas
Estamos en plena campaña de recolección de fondos para alegrar la navidad de los niños de los cerros, gracias a Dios y a nuestros queridos donantes. Como acostumbramos hacer en todas las campañas sociales, nos hemos comunicado con cientos de compatriotas para pedirles que nos extiendan la mano en esta tarea de amor: muchos no han respondido siquiera, pero sí hay serios ofrecimientos.

Estos ofrecimientos, es decir las donaciones prometidas, proceden de compatriotas y amigos radicados en el extranjero, varios de los cuales vienen apoyándonos consistentemente desde hace varios años. Agradecemos a nuestros colaboradores y oramos a Dios por ellos, sabiendo que son pilar fundamental de nuestro trabajo con los niños; y también pedimos bendiciones para quienes no nos ayudan.

Este año tenemos grandes metas que se traducen en el deseo ferviente de atender a los niños de entre tres y cinco cerros en distritos diferentes y, como es nuestro estilo, con niños de tres a once años de edad debidamente empadronados. Hasta la fecha están asegurados los niños de nuestro comedor del Cerro Candela y los niños del asentamiento humano Puyusca, parte alta, del Cerro El Mirador.

Para el 2014 hemos diseñado un presupuesto de cincuenta soles (50) o dieciocho dólares (18) por niño que incluye chocolatada con panetón, juguete grande y polo; en el caso de nuestro comedor también habrá show musical y conos de sorpresas. Las generosas promesas que hemos recibido hasta hoy nos hacen pensar que tendremos, Dios mediante, las mejores navidades de los últimos diez años.

Mientras tanto seguimos desarrollando nuestra campaña navideña, en la esperanza de tener, a fines de noviembre, la mayor cantidad de donaciones posible para conseguir buenos precios en el mercado de juguetes y para evitar el calor y las aglomeraciones de diciembre. Sin descuidar, por supuesto, el servicio de desayunos de nuestro comedor, los apadrinamientos, y la entrega continua de camitas.

Al final, insistimos en nuestro llamado a más compatriotas y amigos para que formen parte del ejército de colaboradores que nos ayuda a sacar adelante nuestros programas. Pueden, entonces, enviar sus donaciones por medio de cualquier agencia especializada o por nuestra cuenta de banco, recordándoles que, en el tiempo oportuno, tendrán su recompensa, pues ‘Dios ama al dador alegre’.

Con aprecio,

Tito Pérez

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.