Navidades 2016, allá vamos!

navidad 2016-1
Hemos empezado, con la debida anticipación, nuestra campaña navideña 2016 que busca alegrar, bien, a muchos niños de los cerros limeños y, eventualmente, de algún lugar de la sierra. El Programa Navidades Felices es el más complicado pero, a la vez, el que más alegrías produce, entendiendo que, en los eventos del 20 al 24 de diciembre, aproximadamente 500 niños son atendidos.

La campaña grande termina el 15 de noviembre, con la idea de realizar las compras entre el 20 y 30 del mismo mes, para conseguir mejores precios, para aplacar el calor desmesurado, y para evitar las aglomeraciones de gente de diciembre. Comprar juguetes en diciembre es caótico; la experiencia nos ha demostrado que, para este programa en particular, debemos actuar lo más antes posible.

Ahora bien, el sistema sigue siendo el mismo, aunque, en el camino, siempre se hacen algunos arreglos para bien. Pero, en el fondo, nuestro grupo compra juguetes, en el mercado de Mesa Redonda, teniendo en cuenta la edad y el sexo de los niños. Y como atendemos a niños que han sido empadronados también con anticipación, la tarea se hace más llevadera en el campo de acción.

Así, por ejemplo, los niños de ocho años reciben el mismo tipo de carro a control remoto; las niñas de diez años reciben el mismo tipo de muñeca. Entonces los niños y las mamás no tienen espacio para reclamar, para decir «yo quiero ese y no este». El programa navideño se trabaja con presupuestos específicos por cada niño, y se trata, como en los demás programas, de dar a los niños lo mejor.

Dios provee, Dios da. Los niños de los comedores tienen la navidad asegurada, pues son niños a quienes acompañamos durante el año y, en muchos casos, por muchos años. Y han llegado los primeros donativos, y nuestra esperanza es grande y justa sabiendo que hay una cartera interesante de ofrecimientos de ayuda que irán llegando en los próximos días y semanas. Muchas gracias.

Mientras tanto, seguimos sirviendo desayunos a 100 niños del Cerro Candela y a 80 niños y 20 ancianos del Cerro Pan de Azúcar, ambos en el extremo norte del distrito de San Martín de Porres. Los programas se financian con donaciones voluntarias de personas de buen corazón, básicamente compatriotas y amigos radicados en el extranjero, a quienes agradecemos con el corazón en la mano.

Dios les bendiga y guarde,

Tito y Adriana.

About Tito
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.